RSS

jueves, 13 de febrero de 2014

Y UNO APRENDE...

Mariampoesiaycanciones...

 

jueves, 26 de septiembre de 2013

CÚCUTA LINDA

Mariampoesiaycanciones...


sábado, 6 de julio de 2013

SI

Mariampoesiaycanciones...


 Comencemos por cambiar nosotros... desechemos todo lo negativo que encontremos en nuestro interior y poco a poco entre todos podremos hacer un mundo mejor... Estás dispuesto/a a ello?... 

SI...

Si  cuidas una abeja, habrá más miel en el panal.

Si evitas una injusticia, habrá más justicia en el mundo.

Si cultivas un rosal, habrá más rosas en el jardín.

Si amas, Dios estará más presente en el mundo.

Si siembras un grano de trigo, habrá más pan sobre la tierra.

Si creces tú como persona, habrá más humanidad en el mundo.

Si enciendes una vela, habrá más luz en la noche.

Si vives en la verdad, habrá menos mentira en el mundo.

Si cuidas un nido de golondrinas, habrá, más golondrinas en Primavera.

Si vives en libertad, habrá más libertad en el mundo.

Si enciendes un fuego, habrá menos frío en el invierno.

Si irradias tu alegría, habrá menos tristeza en el mundo.

Si esperas cambiar tú cuando haya cambiado el mundo, morirás sin haber vivido.

Si comienzas cambiando tú, ya estás cambiando el mundo.







UN PEDAZO DE CIELO

Mariampoesiaycanciones...


UN PEDAZO DE CIELO
 -Mª Carmen-


Si muero antes que tú, hazme un favor:
Llora cuanto quieras, pero... no te enojes con Dios por haberme llevado.

Si no quieres llorar... no llores. Si no logras llorar... no te preocupes.

Si quieres reír, ríe.

Si algunos amigos te cuentan algo de mí, óyelos y cree lo que te digan, pero...

Si me elogian demasiado... corrige la exageración.
Si me critican demasiado... defiéndeme.

Si quieren hacerme una santa, sólo porque he muerto, di que yo tenía algo de santa, pero... estaba lejos de ser la santa que pintan.
Si quieren hacerme un demonio, muestra que yo tal vez tuve algo de demonio, pero... toda la vida procuré ser buena y buena amiga.
Si sientes tristeza y deseas rezar por mí, puedes hacerlo, pues quizás necesite tu ORACIÓN.

Si quieres hablar conmigo... habla con Jesús y yo lo escucharé.
Espero estar con Él lo suficiente para continuar siendo útil para ti donde esté.

Y si quieres escribir algo sobre mí, di solamente una frase:
¡Fue amiga, creyó en mi y me quiso para Dios!

¡Era una flecha que vivía apuntando en dirección a Dios!

Ahí, entonces... derrama una lágrima...

Yo no estaré presente para enjugara, pero no hace falta, pues otros amigos lo harán en mi lugar.

Y viéndome bien sustituida, iré a atender a mi nueva tarea del Cielo.

Pero de vez en cuando, da una escapadita hacia Dios...

No me verás, pero yo estaré muy feliz viéndote a ti mirar hacia Él.
Y cuando llegue para ti la hora de ir a ver al Padre, ahí donde nadie puede separarnos, viviremos la amistad que aquí nos preparó para Él.

¿Crees en estas cosas?

Entonces, reza para que los dos vivamos como quien sabe que va a morir un día y que muramos como quien supo vivir bien.

La amistad sólo tiene sentido si hace el Cielo más cercano y si aquí inaugura su comienzo.

Pero... si yo muero antes que tú,
creo que no voy a extrañar el Cielo...

Ser tu amiga...
Ya era un pedazo de Cielo.




 A todos los amigos que perdí a lo largo de mi camino, y a los que sin remedio perderé y sufriré su ausencia...





domingo, 16 de junio de 2013

POEMA 15

Mariampoesiaycanciones...

 

sábado, 30 de marzo de 2013

AL DESNUDARLE LA TÚNICA

Mariampoesiaycanciones...


Edición MariamContigo


ROMANCE DE LA CRUZ
Félix Arturo Lope de Vega y Carpio
(1562 - 1635)


En tanto que el hoyo cavan
donde la cruz asienten,
en que al Cordero levantan
figurado por la sierpe.

Aquella ropa inconsútil
que de Nazaret ausente
libró la hermosa María
después de su parto alegre
de sus delicadas carnes
quitan con manos aleves
los camareros que tuvo
Cristo al tiempo de su muerte.

No bajan a desnudarle
los espíritus celestes,
sino soldados que luego
sobre su ropa echan suertes.
Quitáronle la corona
y se abrieron tantas fuentes,
que todo el cuerpo divino
cubrió la sangre que vierten.
Al despegarle la ropa
las heridas reverdecen,
pedazos de carne y sangre
salieron de entre los pliegues.

Alma pegada en tus vicios,
si no puedes o no quieres
despegarte tus costumbres,
piensa en esta ropa y puedes.

A la sangrienta cabeza
la dura corona vuelve
que para mayor dolor
le coronaron dos veces.
Asió la soga un soldado
tirando Cristo de suerte,
que donde va por su gusto
quiere que por fuerza llegue.
Dio Cristo en la Cruz de ojos,
arrojado de las gentes,
que primero que la abrace
quieren también que la bese.

¡Que cama os está esperando,
mi Jesús, bien de mis bienes,
para que el cuerpo cansado
siquiera a morir se acueste!
¡Oh que almohadas de rosas
las espinas os prometen!
¡qué corredores dorados
los de esos falsos crueles!

Dormid en ella, mi amor
para que el hombre despierte,
aunque más dura se os haga
que en Belén entre la nieve.
Que en fin, aquella tendría
abrigo de las paredes,
las tocas de vuestra madre
y el heno de aquellos bueyes.

¡Qué vergüenza le daría
al cordero santo al verse,
siendo tan honesto y casto,
desnudo entre tanta gente!.
¡Ay divina madre suya!
si ahora llegáis a verle
en tan miserable estado
¿quién ha de haber que os consuele?

Mirad, reina de los cielos,
si el mismo Señor es este,
cuyas carnes parecían
de azucenas y claveles.
Mas ¡ay madre de piedad!
que sobre la cruz le tienden
para tomar la medida
por donde los clavos entren.
¡Oh terrible desatino!
medir al inmenso quieren;
pero bien cabrá en la cruz
el que cupo en un pesebre.

Ya Jesús está de espaldas,
y tantas penas padece,
que con ser la cruz tan dura
ya por descanso la tiene.

Alma de pérfido mármol,
mientras en tus vicios duermes,
dura cama tiene Cristo:
no te despierte la muerte.
 
 
 
 

jueves, 10 de enero de 2013

HUELLAS EN LA ARENA

Mariampoesiaycanciones...
 

Edición MariamContigo

Una noche en sueños vi
que con Jesús caminaba
junto a la orilla del mar
bajo una luna plateada.
 
Soñé que veía en los cielos
mi vida representada
en una seria de escenas
que en silencio contemplaba.
 
Dos pares de firmes huellas
en la arena iban quedando
mientras con Jesús andaba
como amigos conversando.
 
Miraba atento esas  huellas
reflejadas en el cielo
pero algo extraño observé
y sentí gran desconsuelo.
 
Observé que algunas veces
al reparar en las huellas
en vez de ver los dos pares,
veía sólo un par de ellas.
 
Y observaba también yo
que aquel sólo par de huellas
se advertía mayormente
en mis noches sin estrellas.
 
En las horas de mi vida
llenas de angustia y tristeza
cuando el alma necesita
más consuelo y fortaleza.
 
Pregunte triste a Jesús:
“¡Señor, Tú no has prometido
que en mis horas de aflicción
siempre andarías conmigo…?
 
Pero noto con tristeza
que en medio de mis querellas
cuando más siento el sufrir
veo sólo un par de huellas.
 
¿Dónde están las otras dos
que indican Tu compañía
cuando la tormenta azota
sin piedad la vida mía?
 
Y, Jesús me contestó:
con ternura y comprensión;
"Escucha bien, hijo mío,
comprendo tu confusión.

Siempre te amé y te amaré,
y en tus horas de dolor
siempre a tu lado estaré
para mostrarte Mi Amor.

Mas si ves solo dos huellas
en la arena al caminar,
y no ves las otras dos
que se debieran notar,
es que en tu hora afligida,
cuando flaquean tus pasos,
no hay huellas de tus pisadas
porque te llevo en Mis brazos".
-Anónimo-